INUNDACIONES

 

MEDIDAS PREVENTIVAS

 

CARTOGRAFÍA

 

Para estudiar el riesgo de inundación se debe tener en cuenta información relativa a:

 

  • Climatología

  • Topografía del terreno

  • Superficies de cuencas

  • Geomorfología del terreno

  • Modificaciones hechas por el hombre al medio natural (zonas urbanas, infraestructuras, deforestación, impermeabilización, ...)

 

En el caso particular de España, las diferentes comunidades autónomas deben disponer de una cartografía del riesgo potencial de inundaciones en la comunidad en cuestión. En este mapa las zonas potencialmente inundables están ordenadas según la probabilidad de inundación y su magnitud. El riesgo se establece en función del peligro de inundaciones (probabilidad de que se produzca una inundación de un determinado tipo en un determinado territorio) y de la vulnerabilidad (función del número de posibles víctimas y/o daños materiales que se puedan producir por la inundación). En el análisis del riesgo de inundación se considera la población potencialmente afectada, los elementos, edificios, instalaciones, valoración de infraestructuras y elementos naturales o medioambientales situados en la zona de peligro, servicios imprescindibles para la población o que dificulten gravemente las actuaciones de los servicios de emergencia, y los efectos de los posibles fenómenos geológicos asociados, tales como deslizamientos de ladera.

 

Los puntos conflictivos son aquellos en los que a consecuencia de las modificaciones antrópicas en el  medio natural o debido a la propia geomorfología del terreno, pueden producirse situaciones que agraven de forma sustancial los riesgos o los efectos de la inundación, en ellas o a su entorno.

 

En el caso de Catalunya y según el plan INUNCAT se pueden diferenciar los siguientes tipos de zonas:

   

  • Zonas de inundación ordinaria: con periodo de retorno inferior o igual a 5 años

  • Zonas de inundación frecuente: con periodo de retorno entre los 5 y los 50 años

  • Zonas de inundación ocasional: con periodo de retorno entre los 50 y los 100 años

  • Zonas de inundación excepcional: con periodo de retorno entre los 100 y los 500 años

  • Zonas de inundación histórica: con periodo de retorno superior a los 500 años

Las zonas afectadas por cualquier tipo de inundación se clasifican en zonas A, B o C que son respectivamente: zonas de riesgo alto, medio y bajo.

 

 

UMBRALES DE ALERTA

 

Los umbrales de alerta dependen del país y de la región sobre la que se ejecuten.

 

UMBRALES PARA LA LLUVIA

 

Dado que las características definitorias de las lluvias son la intensidad, la duración y la extensión, en general se consideran los umbrales para dos tipos de lluvias: las precipitaciones recogidas en una hora (en algunas regiones, para media hora) para las lluvias intensas y las recogidas en doce o 24 horas para las lluvias persistentes y, generalmente, extensas.

En el caso de España, y según el Instituto Nacional de Meteorología, para las lluvias persistentes el umbral para un período de 12 horas será:

 

  • de 80 l/m2 en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y las provincias andaluzas de Almería, Granada, Málaga y Cádiz.

  • de 60 l/m2  en el resto de provincias, Ceuta y Melilla.

 

Estos umbrales pueden cambiar en los planes propios de cada comunidad. En el caso de Catalunya, el propio INM establece los umbrales de aviso siguientes:

 

  • Más de 30 l/m2 en 1 hora

  • Más de 80 l/m2 en 12 horas (para Barcelona, Girona y Tarragona)

  • Más de 60 l/m2 en Lleida

 

En la misma comunidad autónoma, el Servei de Meteorologia de Catalunya considera estos umbrales: se consideran dos niveles de alerta según el umbral superado. Un aviso será de nivel 1 cuando se prevea superar el primer umbral para el meteoro y será de nivel 2 cuando se prevea superar el segundo umbral, la cual cosa lo convierte en un aviso de situación meteorológica de alto riesgo. Los lindares son los siguientes:

 

 

NIVEL 1

NIVEL 2

Intensidad > 20 mm / 30 min.

Intensidad > 40 mm / 30 min.

Acumulada > 100 mm / 24 h

Acumulada > 200 mm / 24 h

 

 

MEDIDAS DE PROTECCIÓN FRENTE A LAS  INUNDACIONES

 

Después de hablar del estudio y zonificación del riesgo hay que hablar de cómo se puede prevenir.

Para minimizar los efectos de las inundaciones se deben tomar medidas de prevención. Se puede distinguir entre medidas que intentan modificar el medio natural (medidas estructurales, como sería la construcción de un embalse o la canalización de un río) y las que persiguen modificar el comportamiento de la población (medidas no estructurales, como la regulación de la ocupación humana en  los espacios inundables)

 

La construcción de obras de infraestructura hidráulica es la forma de adaptación más frecuente. Consiste en la construcción de estructuras pensadas para mantener o almacenar los caudales extraordinarios dentro de unos límites que no supongan un peligro para la población, las infraestructuras y los bienes. Dentro de las diferentes modalidades de obras hidráulicas de defensa destacan la construcción de diques, terraplenes, muros de contención, la canalización del lecho del río, el desvío del curso fluvial y, por encima de todas, la construcción de presas y embalses artificiales.

Aunque son eficaces, estas obras no proporcionan una protección absoluta. Además, con las obras ha crecido entre la población un sentimiento de seguridad, la cual cosa ha hecho que aumente la ocupación y uso de los perímetros inundables. Por esta razón, en caso de producirse una inundación, esta suele tener unas consecuencias mucho más catastróficas que antes.

 

Otra medida contra las inundaciones se refiere a las actuaciones de corrección hidrológico-forestal, que persiguen la restauración forestal y el tratamiento de los suelos como medio de control de la infiltración en los episodios de precipitaciones extraordinarias.

 

Una tercera medida es la regulación de los usos del suelo en los sectores inundables. Se intenta, con ésta, reducir la concentración de personas, actividades y bienes en estas áreas. El éxito de esta medida, sin embargo, depende del planteamiento territorial y urbanístico y la voluntad política para llevarla a cabo.

 

Una última medida son las modificaciones en los edificios. Éstas pueden ser estructurales o no estructurales. Las modificaciones estructurales en las viviendas y edificios tienen por objetivo adecuar el medio construido al riesgo de inundación. Puede ser la elevación de la planta de los edificios, eliminar las vías de penetración del agua o, abrir las puertas y ventanas para facilitar la evacuación de bienes y personas. Las modificaciones no estructurales en el medio construido son medidas de adaptación sencilla pero eficiente. Lo son, por ejemplo, la impermeabilización de bienes potencialmente expuestos al agua, la instalación de dispositivos que eviten la entrada de agua dentro de las casas o simplemente el cambiar de sitio los objetos de valor para que no se estropeen con el agua.

 

Finalmente, la mejora de la información meteorológica e hidrológica facilita el tiempo de respuesta de las poblaciones afectadas.

 

 

RECOMENDACIONES PARA LA POBLACIÓN

 

(Extraído de las recomendaciones de Protecció Civil Generalitat de Catalunya; Protección Civil España; Protección Civil Gobierno Vasco –www.euskadi.net-; Ministère de l’Aménagement du Territoire et de l’Environnement. Direction de la prévention des pollutions et des risques, Francia ; Protezione Civile ed Emergenze, Regione Liguria)

 

  • Conozca el riesgo de inundaciones de la zona

  • Mantenga limpios los alrededores de su casa de hojarasca, ramas u objetos que puedan ser arrastrados por el agua para evitar su acumulación

  • Revise periódicamente, el estado de la casa, en especial de los desagües, esto evitará o hará menores los efectos de una inundación dentro de casa.

  • No aparque el coche en rieras secas ya que una riada se los puede llevar

  • No acampe cerca del río o en rieras secas porqué podría ser sorprendido por una crecida súbita del agua o por una riada

  • No construya la casa en una zona dónde haya el riesgo de inundaciones

  • Tenga preparado un ‘kit’ de emergencia que contenga lo siguiente:

una linterna con pilas de reserva

una cuerda

una caja de cerillas

alimentos (no perecederos)

botiquín

fotocopia documentos identidad

una navaja

lápiz y papel

un silbato

radio a pilas

OTRAS RECOMENDACIONES

    Generalitat de Catalunya

     Inforiesgos